Nuestro Blog

¡De campamento solitos!

c1620791
23 septiembre, 2019

Por Maricel Etchemendy, Equipo de orientación escolar

Comienza el año escolar y los tan esperados campamentos son parte de las vivencias que vamos a compartir. Llega la experiencia de disfrutar de una jornada de contacto en la naturaleza. Decimos “vamos”, porque si bien son nuestros niños quienes viven tal acontecimiento, no deja de ser una experiencia que moviliza tanto al colegio como a las familias.
No desconocemos que para muchos se vive como la primera experiencia de desapego, la primera experiencia en la que los niños se tendrán que valer por sí mismos, a sabiendas de que el adulto-docente siempre estará para acompañarlos.
La importancia de tal práctica instaurada en nuestro colegio desde sus inicios responde al hecho de estar convencidos de que la exposición directa a un medio ambiente natural es esencial para la salud física y emocional de todos los pequeños.
Desde el punto de vista emocional, el evento permite al niño desarrollar independencia y autonomía y como consecuencia aumentar la confianza de sí mismos. Los niños vuelven con una mayor autoestima por ver que han sido capaces de gestionar sus necesidades, algo muy importante en su vida y que les dará una lección que les servirá años: ellos pueden hacerlo. Al tiempo que regresarán valorándose más a sí mismos; es muy probable que vuelvan a casa valorando mucho más lo que tienen y lo que sus familias hacen por ellos. Y por último, y no menos importante, el campamento se transforma en un lugar ideal para aprender cooperación, solidaridad y compañerismo.
Por eso consideramos esta experiencia de gran valor para todos, papás, niños y colegio.
El proyecto –la vivencia del campamento, de estar lejos de casa- contempla la posibilidad de que el niño, en un primer momento, no se sienta seguro. La autonomía, la independencia, la autoconfianza, se tratan de procesos que se aprenden; que se van generando como conquista paulatina, no es algo que se entrega ni se da en un instante, sino que se aprehende con las diferentes experiencias y se va afianzando con la continuidad.
Es por esto que solemos sugerir que los niños vayan a dormir a la casa de un amigo o familiar como parte del inicio de aceptar la separación niño – familia en pos de un crecimiento mutuo.
La preocupación de la familia es normal, pero, si no la controlamos, es posible que esa inseguridad se trasmita a nuestros hijos y podría entorpecer el desenvolvimiento de esta experiencia positiva para ellos.
Tengamos en cuenta que sus primeras experiencias fuera de casa y lejos de los padres constituyen una oportunidad, van a descubrir la libertad al mismo tiempo que tendrán que asumir su responsabilidad. Tomarán decisiones por sí mismos y sin vigilancia de mamá o papá, pero probablemente lo hará pensando en lo que ellos desearían que hiciera; en definitiva, es un paso importante para su independencia, pero en un entorno seguro y cuidado por los docentes que los van a acompañar.
Para nosotros resulta fundamental que la familia esté convencida de la riqueza de tal experiencia como algo bueno para su niño, así podrán trasmitirle entusiasmo y curiosidad por vivirla.
Estamos para acompañarlos también cuando salen de campamento.

Tambien podes leer …

Prueba de blog

Prueba de blog

Al trabajar como una unidad académica, desde que cada niño ingresa en el Nivel Inicial, hasta que egresa como Bachiller en Comunicación o Ciencias Naturales, recibe la mirada atenta y el vínculo cercano con los docentes que acompañan el proceso en una propuesta...

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.

Revisá las novedades del colegio

Mensualmente enviamos un newsletter con las novedades mas salientes del colegio y los hechos mas importantes de nuestra comunidad.

Colegio Ayres del Cerro

 Todos los derechos  reservados.

WebO Incubando proyectos